INFORMACIÓN JUICIO AVILÉS

COMUNICADO DE PRENSA

La Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente comunica:.

1. Acuerdo de los dos socios de DMD imputados con la Fiscalía

2. El artículo 143 del Código Penal: Rechazado por una mayoría social

3. Aprobación de una ley de eutanasia

DMD no pretende incumplir las leyes sino cambiarlas: es un deber democrático procurar que reflejen la voluntad del pueblo al que deben servir.

LEER EL COMUNICADO COMPLETO

EL DERECHO DE MORIR

En el último mes cuatro personas se han sentado en el banquillo por ayudar a morir a gente enferma. Jueces y jurados populares les han librado de la cárcel al entender que actuaron «por amor»

Tener una muerte digna no es tan sencillo como desearla. En el debate del derecho a morir se cruzan creencias religiosas con valores legales, éticos y morales. La legislación española permite retirar a los pacientes el tratamiento para que abandonen esta vida, pero en ningún caso que se les ayude a morir. La eutanasia activa -se les administran fármacos- y el suicidio asistido están castigados por el artículo 143 del Código Penal con la cárcel. Cada vez más películas y series de televisión abordan el asunto y lo devuelven a la agenda pública. La última ha sido ‘El Ministerio del Tiempo’, la ficción de TVE protagonizada por una particular patrulla de vigilantes que viaja de una época a otra para evitar que cambie el rumbo de la historia.

En el capítulo final de esta temporada, emitido el pasado lunes, el personaje central de la trama fue Felipe II. El rey se entera de lo que le depara el destino, 53 días de agonía antes de morir, y pacta con los agentes del ministerio un final sin dolor. «Surgió como un mero mecanismo de dramaturgia, no quería un villano tan villano, ni un bueno tan bueno», explica Javier Olivares...

LaMarea_ARTICULO

MONTES: "LA MAYOR SENSIBILIZACIÓN ANTE LA EUTANASIA ES HABER VIVIDO UNA MALA MUERTE EN TU ENTORNO"

La condena a tres miembros de la asociación Derecho a Morir Dignamente, que lidera Montes, reabre el debate sobre la muerte asistida

Tres miembros de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) fueron condenados este martes a dos años de prisión en una causa en la que se investigó la muerte asistida de una mujer en Avilés con un jarabe de pentobarbital importado por este colectivo y el intento de realizar una sedación paliativa a un enfermo terminal en Cádiz. Los sentenciados admitieron los cargos de cooperación al suicidio y contra la salud pública para evitar su entrada en la cárcel. La Fiscalía pedía para ellos seis años y cinco meses de prisión por tres delitos. El acuerdo con el Ministerio Público evita la celebración de juicio y una posible condena mayor. [La información al respecto se puede consultar aquí].

El doctor Luis Montes, que lidera la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) explica a infoLibre el por qué de la aceptación de los delitos y del acuerdo con la Fiscalía y analiza la situación del debate sobre la muerte digna en España. A su juicio, la sociedad española cada vez es más proclive a que se fomente la propia capacidad de decidir en todos los ámbitos de la vida, incluido en su final. Montes, ya jubilado, fue injustamente acusado de llevar a cabo sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa de Leganés.

LaMarea_ARTICULO

LA ASOCIACIÓN DERECHO A MORIR DIGNAMENTE PIDE A LOS PARTIDOS QUE DESPENALICEN LA EUTANASIA

Tras la condena a dos miembros de la asociación, su presidente considera que la normativa que castiga la eutanasia y el suicidio asistido “se está poniendo de moda”.

“La aplicación del artículo 143 del Código Penal se está poniendo de moda. Nos llama la atención que sólo en cinco ocasiones se ha aplicado el 143 y en tres de ellas se ha dictado sentencia este último mes”, ha afirmado en una rueda de prensa el presidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), Luis Montes. Las declaraciones se producen tras el acuerdo alcanzado entre tres personas -dos de ellas socias de DMD- y la Fiscalía por el que han evitado la cárcel tras ser acusadas de la muerte de dos personas en aplicación del citado artículo, que castiga el suicidio asistido y la eutanasia.

Montes ha aclarado que no están satisfechos con el acuerdo: “Entendemos que ha sido por un imperativo legal, por un estado de necesidad en el que había dos opciones: cárcel o aceptar grado de complicidad”. Han conseguido reducir las penas de seis a dos años de cárcel y los acusados han pasado de ser autores a cómplices. Por ello, Montes ha vuelto a solicitar a los partidos políticos la derogación del artículo 143 y la aprobación de una Ley de Eutanasia.

LaMarea_ARTICULO

UN CASO DE SUICIDIO A BASE DE JARABE VETERINARIO ACABA EN CONDENA PARA DEFENSORES DE LA MUERTE DIGNA

Una mujer murió al ingerir un anestésico que le facilitó un voluntario, ya fallecido, de Derecho a Morir Dignamente a espaldas de la organización, explica la asociación

Un extraño caso de suicidio, un jarabe veterinario adquirido por internet y un dinero "turbio" se han combinado para que dos miembros de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) y una tercera persona se vieran en el banquillo de los acusados en un juzgado de Avilés.

El "temor a ir a la cárcel", según confiesa ahora Fernando M., uno de los encausados, ha hecho que él y sus dos compañeros hayan admitido haber cometido sendos delitos de cooperación al suicidio y contra la salud pública. Sin juicio oral, mediante un acuerdo con la fiscalía, se han declarado culpables pero evitan ingresar en prisión.

eldiario_NOTICIA

LA FISCALÍA SE EMPEÑA EN CONFUNDIR LA SEDACIÓN PALIATIVA CON LA EUTANASIA, SEGÚN EL DOCTOR MONTES

Derecho a Morir Dignamente acusa al ministerio público de intentar una maniobra política contra la asociación y su movimiento, aprovechando un caso particular ocurrido en Avilés

MADRID.- Dos miembros de la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (DMD) se enfrentan a dos años de condena —sin ingreso en prisión— por haber ayudado supuestamente a dos enfermos a morir. Así reza en el Protocolo de Acuerdo que ambos han firmado este martes con el Ministerio Público de Avilés, que inicialmente pedía seis años y cinco meses de prisión. A raíz del fallecimiento de una mujer en esta localidad asturiana que se había puesto en contacto con la asociación, la Fiscalía imputa tres delitos a dos miembros del colectivo y a una tercera persona: cooperación al suicidio (seis meses)...

publico_NOTICIA

LOS ACUSADOS DE AYUDAR A SUICIDARSE A UNA MUJER ACEPTAN PENAS QUE SUMAN DOS AÑOS DE CARCEL

La fiscalía pedía más de seis años de prisión por tres delitos; entre ellos, los de cooperación al suicidio y contra la salud pública

Dos miembros del colectivo Derecho a una Muerte Digna (DMD), Fernando M. y Mercedes C., acusados de ayudar a suicidarse a una mujer en Avilés en 2012 aceptaron este martes penas que suman dos años de prisión, multa y seis meses de inhabilitación. Además, un tercer acusado, Fernando A., hermano de un enfermo terminal que se puso en contacto con los dos primeros para que le proporcionaran los medicamentos adecuados para poner fin a la vida de su familiar en Cádiz, aceptó seis meses de prisión por un delito de cooperación al suicidio en grado de tentativa. Al no tener antecedentes, ninguno irá a la cárcel.

La historia se remonta a 2012, cuando una mujer, M.L.D., falleció en un hotel de Avilés tras ingerir pentobarbital combinado con un zumo. El fiscal sostiene que esta mujer se había puesto en contacto con J. M. C., un voluntario del colectivo Derecho a una Muerte Digna (DMD) de Cataluña –ya fallecido– porque "sufría un trastorno de personalidad con depresión y quería quitarse la vida, cosa que ya había intentado en otras ocasiones"...

infolibre_ARTICULO

NUEVO CASO EN LOS TRIBUNALES 11 AÑOS DESPUÉS DE LAS SEDACIONES DE LEGANÉS

Tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Público, ninguno de los acusados entrará en prisión.

Una década después del caso de las sedaciones del Hospital Severo Ochoa de Leganés, por el que el doctor Luis Montes y su equipo fueron acusados injustamente de 400 homicidios, ha llegado a los tribunales otro caso insólito según la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), fundamentado en el artículo 143 del Código Penal, que castiga el suicidio asistido y la eutanasia. Tres personas han sido acusadas de un delito de cooperación al suicidio, de otro en grado de tentativa y de uno más contra la salud pública por la muerte de dos personas. La Fiscalía solicitaba seis años y cinco meses de prisión para dos de ellos, socios de Derecho a Morir Dignamente (DMD) -un médico que atiende en domicilio a enfermos terminales y una voluntaria que hacía labores administrativas en la asociación-; y para el tercero, otro médico que pidió ayuda para sedar a su hermano, un año y medio de cárcel. Finalmente, las partes han llegado a un acuerdo con el Ministerio Público y ninguno entrará en prisión.

La historia, relatada por DMD, es rocambolesca: “María Luisa D. tenía 49 años cuando en diciembre de 2011 envió un correo a la asociación DMD Madrid en el que pedía la misma ayuda que tuvo Ramón Sampedro [el hombre con el que se empezó a hablar de eutanasia en España]. Su estado mental y los dolores que padecía le habían llevado a cometer al menos cinco intentos de suicidio, con gas butano y con pastillas. Así resumía su relación familiar...

LaMarea_ARTICULO

SUICIDIO Y DELITO
Juan Carlos Carbonell

"Se pone de relieve la imperiosa y urgente necesidad de abrir un debate político sobre el reconocimiento de la capacidad de los ciudadanos a decidir sobre nosotros mismos."

Dos recientes Sentencias de sendas Audiencias Provinciales de Zaragoza y Asturias acaban de condenar a tres personas por el delito de cooperación al suicidio del artículo 143.2 del Código Penal a penas de dos años de prisión. En el segundo caso se trata de una sentencia de conformidad tras una acusación con petición de más de seis años sostenida por la Fiscalía que da por buena la admisión de la tentativa y la consideración como necesarios de actos de complicidad indirecta que parecen lejanos a tal carácter. Esto rompe una situación de inaplicación del precepto que había venido generando una cierta despreocupación por parte de la mayor parte de críticos con la relevancia penal de la cooperación al suicidio.

En el caso de Zaragoza, resulta sumamente dudoso que la intervención del hijo, muy dependiente de la voluntad de la madre, fuera realmente necesaria. Por otra parte, el Tribunal, contra la pretensión del Ministerio Fiscal, considera el parentesco como circunstancia atenuante precisamente por entender que la relación materno-filial convirtió el hecho en un acto presidido por el amor. En el supuesto de Avilés han sido condenados dos miembros de la Asociación del Derecho a Morir Dignamente por proporcionar una sustancia letal a un socio que la trasmitió a la suicida...

ALREVÉSYALDERECHO

MEDICAMENTOS ONLINE E ILEGALES PARA UNA MUERTE DIGNA
Antonio Carretero

"Hay un problema: pones pentobarbital en Google y te salen a lo mejor 10 proveedores, pero nueve son una estafa"

Un fármaco mortal llamado pentobarbital, un zumo y la habitación de un hotel cerca del mar. Dos miembros de la Asociación Derecho a Morir Dignamente han sido condenados a dos años de cárcel, multa y seis meses de inhabilitación acusados de ayudar a morir a una mujer en un hotel de Avilés, en Asturias. Todo ocurrió en marzo de 2012, cuando un miembro de ese organismo en Cataluña entregó a la paciente, que "sufría un trastorno de personalidad con depresión y quería quitarse la vida", unos frascos de pentobarbital, un anestésico que en España...

huffingtonpost

LA NECESARIA GRATITUD A QUIENES AYUDAN A MORIR BIEN Y DIGNAMENTE
Antonio Aramayona

"Ayudar a alguien a morir digna, libre y responsablemente es un inequívoco acto de amor y de humanidad"

Mal que les pese a algunas personas e instituciones, es un derecho inalienable poder disponer libre y responsablemente de la propia vida. Nos reconocen sin ambages (otra cosa es que mucho de ello quede en papel mojado) el derecho de llevar una vida digna, con todo lo que conlleva (vivienda, trabajo, sanidad, educación, pensiones...) y una vida libre (expresión, reunión, opinión, asociación, información...), pero se multiplican las trabas y los obstáculos cuando se plantea la terminación de esa misma vida: una muerte digna y una muerte libre.

huffingtonpost

LA EUTANASIA, EN EL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS
Fernando Soler y Luis Montes

"Está en marcha nada menos que una lucha por los derechos civiles, encabezada por los jóvenes y su inagotable energía"

Recientemente se ha puesto fin al hecho de que en veinte años de vigencia del ufanamente denominado "Código Penal de la Democracia" no se hubiera aplicado nunca lo dispuesto en relación con la ayuda prestada por terceros al suicidio de una persona. La reforma de 1995, impulsada por el PSOE, hizo oídos sordos a las numerosas y autorizadas voces que desde organizaciones progresistas del mundo del Derecho y la Bioética, aconsejaban eliminar completamente las penas a la colaboración en el suicidio de otro contenidas en el anterior Código; el de la dictadura franquista.

En lugar de recoger estas aspiraciones que habrían estado más en sintonía con los valores constitucionales de libertad, respeto a la dignidad personal y pluralismo, el artículo 143 mantuvo los tipos delictivos de inducción, cooperación, y cooperación ejecutiva al suicidio. Es cierto que aminoró las penas, distinguiendo entre la simple cooperación y la que lleva a producir directamente la muerte, y que añadió un apartado, el 143.4 que las redujo aún más para aquellos casos en que el suicida padeciera una enfermedad o estado, terminal o no, que le ocasionase sufrimientos difíciles de soportar.

huffingtonpost
REVISTA
Revista_71_g
#71
revista_71_pdfrevista_71_issuu
Revista_70
#70
revista_pdf_70revista_issuu_70
Revista_69
#69
revista_69_pdfrevista_69_issuu
Revista_68
#68
revista_68_pdfrevista_68_issuu
Revista_67
#67
revista_67_pdfrevista_67_issuu
Revista_66
#66
revista_66_pdfrevista_66_issuu
Revista_65
#65
revista_65_pdfrevista_65_issuu
Revista_64
#64
revista_pdf_63revista_issuu_63
Revista_63
#63
revista_pdf_63revista_issuu_63
Revista_62
#62
revista_pdf_62revista_issuu_62
Revista_61
#61
revista_pdf_61revista_issuu_61