COMUNICADOS

Madrid, a 8 de mayo de 2006

ANTE EL FALLECIMIENTO EN SU DOMICILIO DE VALLADOLID EL PASADO 4 DE MAYO DE JORGE LEÓN ESCUDERO, DE 53 AÑOS DE EDAD, TETRAPLÉJICO CON RESPIRACIÓN ASISTIDA (PENTAPLÉJICO) DESDE HACÍA 6 AÑOS.


La Asociación Derecho a Morir Dignamente de Madrid, de acuerdo con sus fines estatutarios, manifiesta:

  1. La solidaridad de la AFDMD con la persona o personas que han ayudado a morir a Jorge León, haciendo posible que, tras numerosas peticiones de auxilio, se respete su voluntad firme, seria e inequívoca de finalizar una vida irreversiblemente deteriorada que él no deseaba. La ADMD ofrece todo su apoyo moral a estas personas y pone a su disposición sus medios organizativos y materiales.

  2. Que en la sociedad del bienestar en que vivimos resulta inadmisible que existan personas condenadas a aguantar en contra de su voluntad una situación a su juicio demasiado penosa e indigna de un ser humano, personas cuyo sufrimiento es sistemáticamente ignorado por políticos, médicos y juristas que anteponen el valor de la vida -vida deteriorada que no se desea- a valores propios de una sociedad democrática como son la libertad de cada persona a decidir sobre su vida y su muerte y a ejercer la compasión con el ser humano que sufre irreversiblemente. ¿"Cómo podemos separar el derecho a vivir nuestra vida libremente del derecho a vivir nuestra muerte libremente"? (Jorge León).

  3. La AFDMD, como parte de una sociedad madura para afrontar con serenidad y libertad el proceso de morir, reclama al Gobierno que ante estas demandas "deje de mirar para otro lado" y en cumplimiento de su programa electoral tome las medidas legislativas necesarias para que personas como Jorge León no se vean obligadas a buscar soluciones al margen de la asistencia sanitaria convencional, personas cuyo dolor nos recuerda que hoy por hoy, seguir aplazando el debate de la eutanasia y el derecho a morir con dignidad es una irresponsabilidad. Que la muerte de Jorge León contribuya a decir BASTA YA a tanta hipocresía y tanto sufrimiento absurdo.


    DESCARGA EL COMUNICADO