COMUNICADOS

Madrid, a 14 de marzo de 2005

SOBRE LA DENUNCIA PRESENTADA CONTRA EL HOSPITAL SEVERO OCHOA DE LEGANÉS.


  1. Denunciar la ausencia de un Plan de Cuidados Paliativos en la Comunidad de Madrid dotado de presupuesto que asegure una atención específica a los ciudadanos durante el final de su vida. Los recursos son escasos y en algunos casos, como Leganés donde no existe ninguna unidad de cuidados paliativos domiciliaria ni hospitalaria, inexistentes. Ante este abandono las familias se ven abocadas a acudir a las urgencias del hospital, que no es el mejor lugar donde vivir el final de la vida.

  2. Ante el deterioro irreversible de un enfermo terminal el médico tiene la obligación de aliviar el sufrimiento con todos los medios a su alcance. Actualmente la sedación hasta el fallecimiento es una herramienta imprescindible que no causa la muerte de forma directa, por lo que no se puede considerar una eutanasia.

  3. El médico debe informar a enfermo y/o familia de todas las actuaciones que se lleven a cabo (no sólo la sedación), existiendo en la actualidad un déficit en el proceso de comunicación en toda la sanidad debido a la gran presión a la que está sometido el sistema y las condiciones de trabajo de los profesionales. Esta falta de comunicación crea desconfianza e indefensión en los pacientes y sus familiares.

  4. Tal y como demuestran las encuestas la eutanasia a petición expresa del paciente es una práctica excepcional y relativamente frecuente en nuestra sociedad, pero nunca de forma sistemática por un servicio o un grupo de profesionales como parece deducirse de la denuncia presentada, sino de forma individual por médicos y enfermeras comprometidos con sus pacientes hasta el final.

  5. El afrontamiento de la muerte desde el respeto a la libertad del individuo a decidir cuándo y cómo finalizar su vida es un tema pendiente que no admite más demora. Una legislación que regule la toma de decisiones durante el final de la vida incluyendo los casos excepcionales en los que el enfermo con sufrimiento insoportable solicita ayuda para disponer de su vida, dará más confianza a pacientes y profesionales, evitando en el futuro este tipo de conflictos que no contribuyen a lograr que todos tengamos una muerte digna y en paz.

 

DESCARGA EL COMUNICADO